Ir al contenido principal

EL NORTE, LA ANTIGUA ZONA DISCRIMINADA


Pero no se crean que esto ha sido así siempre. 

Si en la actualidad la zona norte de Madrid es la más cotizada y codiciada, no era así hace poco más de un siglo. 

Entonces, el norte era la peor zona de la ciudad. Hasta mediados del siglo XIX, el norte de Madrid -considerado como tal los actuales barrios de Gaztambide, Arapiles, Ríos Rosas y Vallehermoso- estaba ocupado por las instalaciones del Canal de Isabel II (Bravo Murillo), la Cárcel Modelo (hoy Cuartel General del Aire, en Moncloa), los cementerios General del Norte, Patriarcal, y San Ginés y San Luis  (todos ellos en los barrios de Arapiles y Vallehermoso) y el de San Martín y San Ildefonso (en su lugar está el estadio Vallehermoso). 

Esto provocaba que la gente fuera reacia a edificar en esta zona y por consiguiente, vivir aquí. 

Por este motivo, el proyecto de Ensanche de la ciudad, preveía para el barrio de Vallehermoso la construcción de un asilo, dos casas de socorro, dos cuarteles, un matadero higiénico, una maternidad, dos institutos y cuatro cárceles. 

Como puede comprobarse hoy, nada de esto se llevó a cabo y desaparecieron tanto los cementerios como la cárcel, quedando tan sólo ocupados los terrenos del Canal de Isabel II.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
http://www.edicioneslalibreria.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII