Ir al contenido principal

Titular del ABC: “El Ayuntamiento no está “completamente satisfecho” con la limpieza de Madrid




Lo de “completamente satisfecho” parece más bien un eufemismo. A los madrileños nos sobra la palabra “completamente”, simple y llanamente: NO estamos satisfechos con la limpieza de las calles de Madrid. Veamos algunas cuestiones que nos afectan a los ciudadanos en materia de limpieza:

Las papeleras se vacían después de permanecer muchos días rebosantes de desperdicios y de malolientes bolsitas de cacas de perros, bolsitas que por cierto, apenas reponen, desaparecen porque no sabe uno cuándo va a volver a encontrarlas.

Cacas de perros achicharradas y adheridas a las acerca, la falta de lluvias y de barrenderos las hace imposibles de despegar.

Los contenedores de cartón y vidrio se han convertido en puntos fijos de depósito de todo tipo de objetos que sobran en los hogares.

Las calles no se baldean desde hace años.

Ni rastro de aquella flamante “Oficina de Control de Muros” que se suponía iba a regular el mundo de las pintadas con una serie de normas. Los grafitis inundan paredes, portales, cierres metálicos de comercios y bancos (de sentarse).

Farolas y postes de señalización rodeados de bolsas de plástico con desperdicios y cartones, de aquellas personas desaprensivas que no son capaces de depositarlas en los contenedores correspondientes.

Madrid, lamentándolo mucho, está cada día más sucia, es la consecuencia de los recortes y despidos de trabajadores. Decía Tierno Galván en uno de sus inolvidables bandos que “no se trata de limpiar más sino de ensuciar menos”. ¡Pero por lo menos, que limpien!

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

El Corte Inglés era inicialmente una tienda dedicada a la sastrería de ropa para niños. En ella se “cortaba” telas para la confección de la ropa.  Esta tienda abrió sus puertas en 1890 en la calle de Preciados esquina a Rompelanzas y Carmen. En 1934, Juan Gordo Centenera, su propietario, se la vendió a Ramón Areces por 150.000 pesetas.  Areces, que había emigrado a los quince años a La Habana (Cuba), cogió la idea de un gran almacén –tal como lo entendemos en la actualidad- de los almacenes El Encanto, de dicha ciudad, donde trabajó como aprendiz junto a su tío César Rodríguez.  Una vez en Madrid, comenzó con siete empleados en 1934 y, en 1940, trasladó el establecimiento a la calle de Preciados esquina a Tetuán donde permanece en la actualidad.  El Corte Inglés, con los años abrió varias sucursales en Madrid y en distintas ciudades españolas. Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea. Ediciones La Librería. ___ edición. ___ €. http://www

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier calleje

Origen del nombre de Moncloa

El distrito de Moncloa debe su nombre a los condes de Monclova (con v) ‑título que ostentan actualmente los duques del Infantado-, dueños de gran parte de los terrenos donde hoy se asienta el distrito.  Los condes residían en el antiguo palacete de la Moncloa el cual pasó a distintos propietarios y fue destruido durante la Guerra Civil, por ser toda esta frente de batalla.  El actual palacio de la Moncloa, mucho menor en tamaño, se construyó imitando el estilo antiguo del primitivo.  Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, 2ª parte Isabel Gea. Ediciones La Librería. 5ª edición. 6,50€. http://www.edicioneslalibreria.es/