Ir al contenido principal

Fotos “robadas”




En vista de que la prensa hoy apenas trae noticias relevantes, vamos a “rellenar” el blog con lo que he titulado “fotos robadas” :)



Lo bueno de llevar siempre la cámara de fotos en el bolso es que me da por hacer fotos de todo. Como es dificilísimo hacer una foto buena, mi costumbre es hacer varias de lo mismo, para luego en casa escoger la que mejor me ha salido. Y es que normalmente me quedan torcidas, o sobreexpuestas, oscuras, movidas, con una cabeza que ha pasado por delante y no la había visto pasar. La gente no para de pasar por delante del objetivo, los hay educados que se paran hasta que termino,pero lo normal es que yo tenga que esperar y esperar al momento (de escasos segundos) en que no pasa nadie, ni coches ni personas.



En fin, no soy una buena fotógrafa porque, a mayores de estos inconvenientes, estoy más pendiente de la gente que me rodea que de lo que voy a fotografiar porque tengo miedo de que me roben la cámara. Así que tengo los cuatro ojos (dos míos y dos de las gafas) en todas partes por si veo que se me acerca alguien demasiado. Y después de tirar las fotos, inmediatamente vuelvo a guardar la cámara.



Ya en casa, descargo las fotos al disco duro y muchas veces ni las veo detenidamente por falta de tiempo. Cuando tengo que echar mano de alguna, ya sea para publicarla en la revista Madrid histórico (en la que colaboro, como sabéis), o bien para ponerla en el blog, me llevo sorpresas curiosas.



Os pongo dos de ellas, sacadas en épocas navideñas. 



La primera es del tiovivo que instalan en la Plaza Mayor. El 1 de diciembre de 2009 le hice varias y en una de ellas me encontré, al visionarla en casa, que se me había puesto una pareja de jóvenes delante, hablando y como a punto de darse un beso. Me gustó y no la borré.





Otra fue un año antes, el 16 de diciembre de 2008. Hice varias de la Posada del Peine. Desde que han restaurado los dos edificios, están preciosos y, sobre todo, por la noche. En una de las fotos aparece como un bólido anaranjado. Yo no lo vi al hacer la foto. ¿Un ovni?




Recuerdo que allá por 1970 o 1971, era una noche de finales de julio -en plena era espacial pues en julio de 1969 había llegado el primer hombre a la luna-, mi hermano y yo vimos un ovni. A nosotros no nos quita nadie que aquello fue un ovni y nunca lo hemos olvidado. Era un disco blanco que cambió a amarillo y luego a naranja en milésimas de segundos y estaba suspendido inmóvil entre la fundación Jiménez Díaz y el Hospital Clínico, y de repente se alejó a toda velocidad hasta desaparecer detrás del Clínico. Lo vimos varias personas que en ese momento estábamos en la plaza de Cristo Rey. Nos quedamos todos con la boca abierta.



Al día siguiente y durante varios días fue noticia en los medios de comunicación y lo contaron en el telediario del canal VHF, entonces no teníamos más que dos, ese y el UHF. Los equivalentes al TV1 y TV2. La explicación que dieron fue que había sido un globo sonda. Pero mi padre, que era militar de Aviación dijo que no, que aquello de globo sonda no tenía nada. Los globos sonda no cambian de color ni vuelan a la velocidad que vimos nosotros.



El doctor Jiménez del Oso, el equivalente a Íker Jiménez actual, lo contó en su programa “Más allá” en la tele. Al final, el ovni pasó al baúl de los recuerdos.



Cuando vi la foto de la Posada del Peine me recordó a ese ovni que vimos mi hermano y yo. Tiré varias fotos al edificio y solo en una aparece esa especie de bólido.



Saludos navideños desde mi Madrid del alma :)

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

El Corte Inglés era inicialmente una tienda dedicada a la sastrería de ropa para niños. En ella se “cortaba” telas para la confección de la ropa.  Esta tienda abrió sus puertas en 1890 en la calle de Preciados esquina a Rompelanzas y Carmen. En 1934, Juan Gordo Centenera, su propietario, se la vendió a Ramón Areces por 150.000 pesetas.  Areces, que había emigrado a los quince años a La Habana (Cuba), cogió la idea de un gran almacén –tal como lo entendemos en la actualidad- de los almacenes El Encanto, de dicha ciudad, donde trabajó como aprendiz junto a su tío César Rodríguez.  Una vez en Madrid, comenzó con siete empleados en 1934 y, en 1940, trasladó el establecimiento a la calle de Preciados esquina a Tetuán donde permanece en la actualidad.  El Corte Inglés, con los años abrió varias sucursales en Madrid y en distintas ciudades españolas. Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea. Ediciones La Librería. ___ edición. ___ €. http://www

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier calleje

Origen del nombre de Moncloa

El distrito de Moncloa debe su nombre a los condes de Monclova (con v) ‑título que ostentan actualmente los duques del Infantado-, dueños de gran parte de los terrenos donde hoy se asienta el distrito.  Los condes residían en el antiguo palacete de la Moncloa el cual pasó a distintos propietarios y fue destruido durante la Guerra Civil, por ser toda esta frente de batalla.  El actual palacio de la Moncloa, mucho menor en tamaño, se construyó imitando el estilo antiguo del primitivo.  Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, 2ª parte Isabel Gea. Ediciones La Librería. 5ª edición. 6,50€. http://www.edicioneslalibreria.es/