Ir al contenido principal

Titular de El País:



 «Madrid tiene la mitad de barrenderos pero el Ayuntamiento dice que está limpia». 

Buenas tardes desde mi Madrid del alma :)

Con 21,8º de temperatura, 53% de humedad y vientecillo de 5 km/h con rachas de hasta 13 km/h, podemos decir, sin temor a equivocarnos que estamos disfrutando del veranillo de San Miguel. Y es que hoy llegaremos a los 26 grados y sin amenaza de lluvia. Ya lo dice el refrán “en septiembre, a fin de mes, el calor vuelve otra vez”.

El Sol se ocultará tres minutos después de las 20 horas y la Luna, en cuarto creciente ya la tenemos al 30,37% de luminosidad.

Que Madrid está sucia no hay que ser miope para darse cuenta. Y las redes sociales están inundadas de fotos de la suciedad que se acumula en sus calles. ¡Hasta los contenedores que hay en mi calle aparecieron ayer en tuiter fotografiados por una vecina -a la cual no tengo el gusto de conocer- rodeados de basura! ¡Qué vergüenza que mi calle haya tenido que salir en una foto para que Línea Madrid haya tomado nota del aviso asignándole un número!

La noticia de El País cuenta que de una plantilla de unos 6.500 trabajadores, 2.000 no salen a la calle cada día por un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo).

Y mientras, nuestra querida y nunca bien ponderada alcaldesa ayer hizo una «valoración satisfactoria» de la limpieza de la ciudad y dijo que Madrid está todo lo limpia que puede pagar.

Por caridad, que alguien le regale unas gafas a la alcaldesa para que pueda ver que, salvo en la plaza de Cibeles, lugar donde se halla el Ayuntamiento, las calles de Madrid están sucias, muy sucias y la basura crece por montones alrededor de los contenedores, papeleras, parques y jardines. Y si prefiere no tener que salir del Consistorio que alguien le preste una tablet y le muestre los hastag #MadridDaAsco o #AscoMadrid en tuiter, y comprobará que Madrid, lamentablemente, es una auténtica pocilga.



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier calleje

¿Por qué los madrileños llaman Lista a la calle de José Ortega y Gasset?

La calle de José Ortega y Gasset recibió este nombre en 1955, cuando se eliminó su primera denominación, calle de Lista, el cual se asignó en 1871 y estaba dedicada al sacerdote, escritor y matemático sevillano del siglo XVII, Alberto Rodríguez Lista y Aragón.  A pesar de los años transcurridos desde que recibió su nueva denominación, popularmente, los madrileños la siguen llamando Lista, quizá también por la permanencia del nombre en la estación de metro. Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea. Ediciones La Librería. ___ edición. ___ €. http://www.edicioneslalibreria.es/  

Origen del nombre de Moncloa

El distrito de Moncloa debe su nombre a los condes de Monclova (con v) ‑título que ostentan actualmente los duques del Infantado-, dueños de gran parte de los terrenos donde hoy se asienta el distrito.  Los condes residían en el antiguo palacete de la Moncloa el cual pasó a distintos propietarios y fue destruido durante la Guerra Civil, por ser toda esta frente de batalla.  El actual palacio de la Moncloa, mucho menor en tamaño, se construyó imitando el estilo antiguo del primitivo.  Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, 2ª parte Isabel Gea. Ediciones La Librería. 5ª edición. 6,50€. http://www.edicioneslalibreria.es/