martes, 5 de agosto de 2014

Vecinos de Arganzuela en pie de guerra



: no queremos ser ni Manhattan ni Dubai

Vuelve la cultura del “pelotazo”: el Ayuntamiento aprobó, el pasado 2 de julio, deprisa y corriendo, en plenas vacaciones, el Plan Parcial de Reforma Interior del Ámbito Mahou-Vicente Calderón el cual da vía libre a la construcción de dos rascacielos de 36 pisos cada uno a los que el Consistorio califica como “edificios singulares”, así como otros 8 bloques de hasta 22 alturas. En total, unas 2.000 viviendas para unos 6.000 habitantes. Para colmo de males, el plazo de alegaciones termina el 14 de agosto, en plena época festiva.

Es curioso cómo prima más el dinero que la estética. Construir torres y rascacielos en el centro de Madrid es muy lucrativo pero son una bofetada urbanística al entorno. A este proyecto de Arganzuela hay que sumarle el de las cocheras de Cuatro Caminos, con un edificio en proyecto de 25 pisos.


Un vecino de Arganzuela, Daniel Ponz, está ya recogiendo firmas en http://www.change.org/es/peticiones/ayuntamiento-de-madrid-%C3%A1rea-de-gobierno-de-urbanismo-y-vivienda-rechazo-al-proyecto-operaci%C3%B3n-mahou-calder%C3%B3n en contra de este proyecto y ya lleva 20.000 firmas recibidas, incluyendo la mía, pues me afecta directamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario