Ir al contenido principal

Una buena solución contra la caída de árboles y ramas





Buenas tardes desde mi Madrid del alma :)

Aunque agosto es el mes “tradicional” de vacaciones, en nuestra atalaya de Arganzuela, el trabajo no se toma descanso y hay días, como hoy, que no nos resistimos a retomar el resumen de prensa porque nuestra querida y nunca bien ponderada alcaldesa nos lo pone “a huevo”.

Así que empezamos directamente con una de las tres noticias escogidas para hoy:

De la lista de accidentes en materia de ramas y árboles caídos destacamos una: la que se produjo en la calle de la Montera y que, gracias a una de las sombrillas de una cafetería, se evitó males mayores a las cuatro personas que bajo ella disfrutaban de la sombra y de un refresco.

Nuestra querida y nunca bien ponderada alcaldesa -que se halla disfrutando de unas merecidas vacaciones en su flamante chalé de Guadalmina (Marbella)- ha encontrado la solución y proteger a los madrileños de caer fulminados por culpa de las ramas y de los árboles: nada tan fácil como no reponer los árboles recién plantados que no han arraigado y se han muerto. Y de esta forma, mata dos pájaros de un tiro porque además se rellena el alcorque y se tapa con el mismo material de la acera. Y donde antes había un arbolito que tuvo la mala fortuna de no sobrevivir ni dar sombra, ahora no hay nada. Muerto el perro, se acabó la rabia, como dice un dicho popular, en este caso, muerto el árbol, se acabó la caída de ramas y demás.

Para muestra, lo que se está llevando a cabo a cabo precisamente, en la citada calle de la Montera.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII