Ir al contenido principal

Marqués Viudo de Pontejos.




Entre la plaza de Pontejos y la calle de Postas. 

Antiguamente estaba dividida en dos tramos que recibía los nombres de Vicario Viejo y San Esteban. 

El origen del primer nombre citado se debió al Vicario de Madrid, don Álvaro de Villegas que, a pesar de que fue nombrado gobernador del arzobispado de Toledo, siguió en Madrid junto con otro vicario más joven. Por eso, para diferenciarle, le llamaron vicario viejo. 

La calle de San Esteban tomaba el nombre del Recogimiento de mujeres de San Esteban, situado en una de las casas de esta calle. 

A principios del siglo XX las dos se unificaron denominándose Pontejos y a partir de 1980 recibe el nombre completo de Marqués viudo de Pontejos, en recuerdo de Joaquín Vizcaíno Martínez (1790-1840), marqués viudo de Pontejos, Presidente de la Sociedad Económica Matritense y alcalde de Madrid entre 1834 y 1836, a quien se le debe, entre otras cosas, la fundación de la Caja de Ahorros y la reforma de la numeración de las calles, consistente en poner los pares a la derecha y los impares a la izquierda, partiendo siempre del punto más cercano a la Puerta del Sol.

 


Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.
5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII