sábado, 30 de agosto de 2014

Miguel Servet.



Entre la calle de Valencia y la glorieta de Embajadores. 

Antes de la construcción de la calle era un barranco que, entre las calles de Valencia y Espino, recibía el nombre de Barranco de Lavapiés, por su cercanía a esta calle, y el resto, hasta la glorieta de Embajadores, se llamaba Barranco de Embajadores. 

El 1822 el barranco fue rellenado a la altura de las calles contiguas y en 1883 pasó a llamarse Miguel Servet (1511-1533), en recuerdo del médico que descubrió la circulación de la sangre y murió en la hoguera por orden de Calvino. 


Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.
5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario