Ir al contenido principal

Marqués de Leganés.



 Entre las calles de Libreros y San Bernardo. 

Se llamó primero calle de la Cueva. Según la tradición, el nombre lo debía a una cueva que pertenecía a la Justa. Puede ser que la cueva fuera confundida con el pozo que pertenecía a una mujer llamada Justa. 

Otra versión cuenta que debajo del jardín de Alonso de Peralta había una mina, donde se oían gritos lastimosos por las noches, hasta el punto de infundir miedo a los que se acercaban allí. Como se supusieron que eran los lamentos de algún alma en pena, se mandaron decir unas misas en el cercano convento de San Bernardo. Entonces doña Munia Ximénez, que acababa de fallecer, se apareció a uno de los frailes y le reveló que era su hija pequeña la que estaba en el fondo de la mina. La niña era hija a su vez de don Gonzalo de Pico, Comendador de la Orden de Alcántara, quien había sido asesinado unos meses atrás, cerca del portillo de Santo Domingo y de quien se decía que tenía oculto un tesoro en la mina. Por este motivo, un pariente suyo bajó en secreto a buscar el citado tesoro acompañado de la hija del comendador, que sabía el paradero del mismo, pero a la salida se hundió parte de la mina y sepultó a la niña. Gracias a las revelaciones de ultratumba de su madre se pudo encontrar su cadáver, siendo enterrada junto a sus padres. 

En 1894 recibió el nombre de Marqués de Leganés, por el cercano palacio de Altamira, propiedad del marqués de Leganés y conde de Altamira.


Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.
5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII