Ir al contenido principal

Martínez de la Rosa.



Estaba entre la calle de Serrano y el paseo de la Castellana y era conocida popularmente como la calle de la "S" debido a su forma. 

Se abrió para que la calle de Serrano tuviera una salida descendente hacia el paseo de la Castellana sorteando una propiedad particular. 
La mayor parte de la calle desapareció en 1972 con la construcción del edificio de Bankunión y el paso elevado sobre el paseo de la Castellana, bajo el cual se instaló el Museo de Arte Abstracto al Aire Libre. 
Subsiste un trozo muy pequeño en la calle de Serrano que sirve de acceso a un aparcamiento subterráneo. 

La calle está dedicada al político y escritor Francisco Martínez de la Rosa (1787- 1862). 
Fue famoso su entierro por la lluvia torrencial que cayó hasta tal punto que quedó como dicho la frase de "Llueve más que cuando enterraron a Martínez de la Rosa". 
También se hizo popular otro que decía "Martínez de la Rosa y la Lotería, murieron el mismo día", porque coincidió que el día que murió el escritor se abolió la primitiva Lotería de ternas y quinas, siendo sustituida por la actual.


Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.
5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII