Ir al contenido principal

No espero que me aplaudan ...



«No espero que me aplaudan pero al menos que se ponga sobre la mesa lo que he hecho», Ana Botella, dixit

Hace unos años, pocos, pero que parecen una eternidad, mi calle estaba limpia. Todas las mañanas, en nuestro paseo habitual con la perra, nos encontrábamos con la barrendera cumpliendo su cometido. Siempre llevaba los casquitos puestos escuchando música. Era ya una “vieja” conocida pues del saludo de cortesía iniciales habíamos pasado a las charlas de unos minutos, del tiempo, del mucho trabajo acumulado cada “campaña de la hoja”, cosas así. Y tras esos minutos, cada cual continuaba con su rutina: ella empujando el carrito de la basura, barriendo aceras y calzadas, y vaciando papeleras, y nosotros paseando y recogiendo las cacas de la perra.

Hoy mi calle, como todas las de Madrid, está sucia, muy sucia, y en las papeleras no cabe un desperdicio más. La barrendera de mi calle desapareció hace ya tres veranos, no sé si por despido o por cambio de barrio. Ojalá solo haya sido por esto último. Desconozco la persona encargada de limpiar mi calle porque no hemos coincidido con ella nunca. Mi calle tiene 6 papeleras, tres en cada acera, solo dos de ellas disponen de dispensador para bolsitas de caca (casi siempre vacíos). El caso es que la última “moda” en limpieza es pasar una vez cada 20-30 días y vaciar, exclusivamente, una papelera del principio o del final de la calle. El resto de ellas, pues “que se busquen la vida”.

Nuestra querida y nunca bien ponderada alcaldesa ha dicho hace unos días en una entrevista que no espera que aplaudan su gestión pero que, al menos, se ponga sobre la mesa lo que ha hecho.

Si le tomamos la palabra, la lista de cosas que ha hecho sería interminable pero siendo benévolos, solo haremos un pequeño resumen: reducción drástica de personal de limpieza de calles y de parques y jardines, eliminación de recogida de la campaña de la hoja, supresión del baldeo de calzadas, reducción de frecuencia en el vaciado de contenedores, supresión de la operación asfalto dos veranos (menos mal que ya lo ha rescatado desde hace un par de meses), creación de una “oficina de control de muros” inexistente (los grafitis ya tienen varias capas superpuestas por doquier y nadie los limpia), supresión de personal encargado de reponer baldosas rotas en las aceras, reducción de recogida de basura amarilla de los hogares madrileños a tres días alternos en cada distrito o barrio, y eliminación de recogida de bolsas orgánicas los domingos, vía libre para la construcción de dos torres de 36 pisos en el  solar del estado Vicente Calderón, otra torre de 25 plantas en Cuatro Caminos, etc.

Además, hay que añadir la subida del IBI, de la tasa de basuras, del impuesto de circulación y de vados. Y todo lo que ha ahorrado con recortes y ganado con subida de impuestos lo ha invertido, entre otras cosas, para cambiar las marquesinas de paradas de autobuses (¿para qué si las anteriores de color marrón estaban bien?) y colocar las nuevas máquinas “inteligentes” para tiques de aparcamiento que penalizan a los coches de más antigüedad. (Alguien se habrá llevado el 3% de estos nuevos elementos urbanos, seguro). Pero, sobre todo, ha invertido nuestros “dineros” en cosas muy lucrativas para las arcas municipales: más grúas para retirar vehículos, y cámaras y radares para poner multas, muchas más multas.

Podríamos poner sobre “su” mesa algunas cosas más, claro que sí, como por ejemplo la escasa o nula reducción de asesores, de coches oficiales y de enchufados a dedo, pero sobre todo, una muy importante para nuestro patrimonio: la rebaja de catalogación de edificios protegidos -en colaboración con la Comunidad de Madrid- con fines especulativos y ¡cómo sería! que el Tribunal Supremo ha tenido que tumbar 8 de los artículos de la nueva ley.

Como decíamos, podríamos poner sobre “su” mesa más cosas que ha hecho pero la lista sería tan larga que terminaríamos aburriendo a los lectores.

Que tengáis un buen miércoles, mitad de semana laboral para mucho :)

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII