Ir al contenido principal

LA PERPLEJIDAD DE COLON

¿Se acuerdan cómo fueron construidas las Torres de Colón? 

De arriba abajo, al revés que cualquier construcción. Los cimientos se hallan en la parte superior y fueron colgados los pisos, uno a uno, hacia abajo. 

Se comenzaron a construir en 1970, pero a mediados del año siguiente las obras tuvieron que ser detenidas porque los edificios se excedían en nueve metros de la altura permitida en un principio. 

Sin embargo, se comprobó que estos nueve metros sobrantes (que equivalían a tres pisos), eran unos copetes puestos encima de las torres y que se trataban en realidad de los cimientos, de donde cuelgan las mismas. Tras un año de paralización de las obras, todo se solucionó reduciendo los volúmenes de edificación, suprimiendo una galería comercial en los bajos de las torres y con la cesión de 250 metros cuadrados destinados a acera en la calle Génova. 

¡Pobre Colón!, sorprendido debió quedar al ver que las casas en estos tiempos se construyen empezando por el tejado. En los años noventa se les añadió una especie de “enchufe” verdoso gigante que une las dos torres, adorno objeto no demasiado acertado a juicio de los madrileños


Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
http://www.edicioneslalibreria.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

¿Por qué Madrid se llama así?