Ir al contenido principal

EL "PALACIO DE LAS PIPAS"

Uno de los primeros cines que tuvo Madrid fue el cine Doré, situado en la calle Magdalena. 

Inaugurado en 1923, el cine empezó llamándose "DO-RE", uniéndose más tarde las dos palabras. De hecho, en la fachada se sigue leyendo el nombre separado. 

El cine Doré, como se le conoce, era de sesión continua, empezaba a las tres de la tarde y terminaba a las dos de la madrugada. 

Los domingos tenía cuatro sesiones y en verano, debido al calor, sólo había proyecciones los festivos y vísperas. 

Cuando se inauguró,  como no existían las películas sonoras, debajo de la pantalla había un piano para amenizar, además de las películas, las entradas y los descansos. 

En los buenos tiempos del cine, fue conocido por el "palacio de las pipas" porque puso de moda la afición del público a comer pipas durante las sesiones y cuyo chasquido acompañaba al piano que amenizaba las películas. 

Durante la Guerra Civil cayó un obús dentro del cine que, afortunadamente, no causó daño a los espectadores que se encontraban en aquel momento en su interior. 

El cine Doré fue cerrado en 1963. Un año después, la Coplaco propuso que fuera demolido y que en su solar se creara una plaza ajardinada, proponiendo una política de aumentar los espacios verdes en el casco antiguo. 

Tras permanecer años en completo abandono fue adquirido finalmente por el Ayuntamiento que lo restauró y destinó a sede de la Filmoteca Nacional


Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
http://www.edicioneslalibreria.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

¿Por qué Madrid se llama así?