Ir al contenido principal

EL TRAFICO DE LA PUERTA DEL SOL ... EN 1863


Noticia publicada en el diario La Época el 29 de julio de 1863 sobre la situación del tráfico de la Puerta del Sol, tema que ya preocupaba entonces. 

Copio textualmente la media de vehículos que circulaban en ese año por dicho lugar, para que luego digamos de ahora: 

«Carruajes de cuatro ruedas y un caballo: 4.184; idem con dos, 2.185; idem con más de dos, 21; diligencias, ómnibus y sillas de postas, 81; carruajes de dos ruedas, 47; galeras, 8; carros de reata: 1.237; carretas; 177; caballo de montar, 861; caballerías con carga, 1.969». 

No es de extrañar por ello que, la Puerta del Sol, de siempre, haya sido la plaza más concurrida de Madrid. 

Además del tráfico hay tanta gente que se apelotona en las aceras, que se hace difícil dar un solo paso. 

Ya en el siglo XIX hubo que sacar una ¡ley sobre regulación de viandantes! por llamarlo de alguna forma, cuyo artículo 330 decía textualmente: 

«Mirando por la comodidad general de los habitantes de esta capital, se les excita á que no permanezcan parados sobre las aceras (de la Puerta del Sol, calles de Carretas, Montera, Carmen, Preciados, Mayor, Arenal y Carrera de San Gerónimo) que comprendan las calles expresadas, pudiéndolo verificar en cualquier punto fuera de las aceras».

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
http://www.edicioneslalibreria.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

¿Por qué Madrid se llama así?