Ir al contenido principal

El Café Central tiene los días contados





Si no ocurre un milagro, el próximo 31 de diciembre, el sonido de este histórico “templo del jazz” se apagará para siempre. En esta fecha termina la moratoria de la “Ley Boyer” que supone el fin de los alquileres de renta antigua para los comercios.

Según el catálogo municipal, el Café Central es uno de los 30 locales que forman parte del Patrimonio Cultural de Madrid en la zona centro. Y ni eso le salvará de tener que cerrar. En change.org ya se han recogido 32.000 firmas para evitar el cierre.

Es tristísimo lo que está pasando en Madrid por culpa de la crisis: comercios de toda la vida que echan el cierre porque no llegan a fin de mes e historias familiares detrás ahogados por las deudas. Los carteles de “Se vende local” y “Se alquila local” son miles por toda la ciudad. Y ahora, otro mazazo más: el fin de los alquileres de renta antigua. Cierto es que los dueños de los locales por fin van a poder ponerlos a precio de mercado pero en contrapartida, supondrá la desaparición de establecimientos centenarios y una gran parte de la historia de Madrid se marchará con ellos.

Hace unos días leíamos con tristeza que la Real Sociedad Matritense busca mecenas para evitar su desaparición. Madrid, nuestra ciudad del alma, necesita un mecenas que le salve de perder su historia para siempre.

¿Se imagina alguien Madrid sin Lhardy, Malacatín, Casa Yustas, El Anciano Rey de los Vinos, La Violeta, la Antigua relojería de la calle de la Sal, Taberna La Bola, la Farmacia Deleuze, el Café Gijón, la Antigua Pastelería Horno del Pozo, La Pajarita, Casa Labra, la Librería para los bibliófilos de Madrid, la Farmacia El Globo, el Horno de San Onofre, Sobrino de Botín, la pastelería La Santiaguesa, La Casa del Abuelo y tantos establecimientos centenarios con tantísima historia detrás? 

Si nadie lo remedia, Madrid se convertirá en una gigantesca franquicia.


¡Feliz sábado, sabadete... y mil gracias por leernos en el blog y en las redes sociales, así como por vuestros mensajes y sugerencias!

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

El Corte Inglés era inicialmente una tienda dedicada a la sastrería de ropa para niños. En ella se “cortaba” telas para la confección de la ropa.  Esta tienda abrió sus puertas en 1890 en la calle de Preciados esquina a Rompelanzas y Carmen. En 1934, Juan Gordo Centenera, su propietario, se la vendió a Ramón Areces por 150.000 pesetas.  Areces, que había emigrado a los quince años a La Habana (Cuba), cogió la idea de un gran almacén –tal como lo entendemos en la actualidad- de los almacenes El Encanto, de dicha ciudad, donde trabajó como aprendiz junto a su tío César Rodríguez.  Una vez en Madrid, comenzó con siete empleados en 1934 y, en 1940, trasladó el establecimiento a la calle de Preciados esquina a Tetuán donde permanece en la actualidad.  El Corte Inglés, con los años abrió varias sucursales en Madrid y en distintas ciudades españolas. Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea. Ediciones La Librería. ___ edición. ___ €. http://www

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier calleje

Origen del nombre de Moncloa

El distrito de Moncloa debe su nombre a los condes de Monclova (con v) ‑título que ostentan actualmente los duques del Infantado-, dueños de gran parte de los terrenos donde hoy se asienta el distrito.  Los condes residían en el antiguo palacete de la Moncloa el cual pasó a distintos propietarios y fue destruido durante la Guerra Civil, por ser toda esta frente de batalla.  El actual palacio de la Moncloa, mucho menor en tamaño, se construyó imitando el estilo antiguo del primitivo.  Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, 2ª parte Isabel Gea. Ediciones La Librería. 5ª edición. 6,50€. http://www.edicioneslalibreria.es/