lunes, 2 de junio de 2014

Jesús del Valle.




Entre las calles del Pez y Espíritu Santo. 

Primero se llamó calle del Valle. 

Antes de formarse la calle hubo aquí dos quintas, una pertenecía a los Valle de la Cerda por generaciones, y la otra a Juan López Lezárraga, quien tenía una pintura a la que le tenía mucha devoción y que representaba a un Niño Jesús con una cruz a cuestas y un cordero siguiéndole. Cierto día una monja, que tenía fama de santa, le dijo que la pintura le salvaría de un grave conflicto. Lezárraga, que era Contador de los Reyes Católicos y secretario de la reina Isabel, fue acusado de ser primo de un judío y despedido de sus cargos por este motivo. El contador pidió que se le admitiese la prueba de limpieza de sangre, resultando inocente de la acusación. Y se acordó entonces del vaticinio de la monja, por lo que en agradecimiento hizo una pequeña capilla para la pintura del Niño Jesús. Posteriormente la pintura pasó a un retablillo que se hizo en la fachada de la casa de los Valle de la Cerda, situada en la esquina con la calle del Pez, de donde tomó el nombre la calle.

Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.

5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario