Ir al contenido principal

Jesús del Valle.




Entre las calles del Pez y Espíritu Santo. 

Primero se llamó calle del Valle. 

Antes de formarse la calle hubo aquí dos quintas, una pertenecía a los Valle de la Cerda por generaciones, y la otra a Juan López Lezárraga, quien tenía una pintura a la que le tenía mucha devoción y que representaba a un Niño Jesús con una cruz a cuestas y un cordero siguiéndole. Cierto día una monja, que tenía fama de santa, le dijo que la pintura le salvaría de un grave conflicto. Lezárraga, que era Contador de los Reyes Católicos y secretario de la reina Isabel, fue acusado de ser primo de un judío y despedido de sus cargos por este motivo. El contador pidió que se le admitiese la prueba de limpieza de sangre, resultando inocente de la acusación. Y se acordó entonces del vaticinio de la monja, por lo que en agradecimiento hizo una pequeña capilla para la pintura del Niño Jesús. Posteriormente la pintura pasó a un retablillo que se hizo en la fachada de la casa de los Valle de la Cerda, situada en la esquina con la calle del Pez, de donde tomó el nombre la calle.

Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.

5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII