Ir al contenido principal

Historia de los palacetes de la Comisión Nacional de los Mercado y la Competencia





Una de las dos esquinas de la calle del Barquillo con Alcalá está ocupada por el antiguo edificio del Banco del Río de la Plata, hoy sede del Instituto Cervantes. Es fácilmente reconocible por las enormes cariátides que enmarcan la entrada principal. El inolvidable Santiago Amón, en la última conferencia que dio, seis días antes de morir en accidente de helicóptero, y a la que yo asistí, contó que cuando se construyó este edificio los madrileños se referían a él como la casa de “¡joder qué puerta!”.

En la otra esquina se alza el antiguo palacio del marqués de Urquijo. Junto a él, en la calle del Barquillo, otro palacio, el del hijo del banquero José Fontagud.

Ambo, unidos, están ocupados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Pedro Montoliú nos cuenta la historia de los dos edificios en Madridiario


¡Feliz tarde!

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII