Ir al contenido principal

Aparición del metro en Madrid





El metro madrileño se ha aplicado aquello de "renovarse o morir" y se ha lavado la cara, por decirlo de alguna forma. La Compañía Metropolitana nos invita al metro, porque ahora, las estaciones tienen tiendas, cafeterías y teléfonos públicos, entre otras innovaciones. Las nuevas líneas llevan aire acondicionado, altavoces que anuncian las estaciones y las correspondencias, así como paneles en los andenes que informan del tiempo que falta en llegar el próximo convoy porque nuestro metro nada tiene que envidiar al de otras ciudades.

 Pero el metro ya es viejo. Nació el 17 de octubre de 1919. Cuentan que cuando Alfonso XIII inauguró la primera línea, comentó, con su acostumbrado buen humor, que la compañía (la del metro) era de las pocas que le invitaban para poner la última piedra, y no la primera, como ocurría casi siempre, refiriéndose al gran número de obras inacabadas en Madrid. 

Esta primera línea tenía 3.598 metros entre Sol y Cuatro Caminos, entonces barriada del extrarradio. Sólo eran necesarios siete minutos y cincuenta y seis segundos para llegar de un extremo a otro, frente a los treinta o cuarenta minutos que empleaba el tranvía en el mismo recorrido, lo que produjo que en el primer año, el metro fuera utilizado por catorce millones de viajeros, una media de 38.000 pasajeros diarios. 

El metro revolucionó la vida social madrileña. Gracias a este rápido medio de transporte, la gente salía más a menudo a visitar a los amigos, los novios se citaban en la boca del metro o, en un andén, si querían evitar que la madre de la novia les viese. 

Incluso, la gente que no tenía dinero para divertirse, bajaba al metro a entretenerse viendo pasar los trenes.


Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, 2ª parte
Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 5ª edición. 6,50€.
 



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

El Corte Inglés era inicialmente una tienda dedicada a la sastrería de ropa para niños. En ella se “cortaba” telas para la confección de la ropa.  Esta tienda abrió sus puertas en 1890 en la calle de Preciados esquina a Rompelanzas y Carmen. En 1934, Juan Gordo Centenera, su propietario, se la vendió a Ramón Areces por 150.000 pesetas.  Areces, que había emigrado a los quince años a La Habana (Cuba), cogió la idea de un gran almacén –tal como lo entendemos en la actualidad- de los almacenes El Encanto, de dicha ciudad, donde trabajó como aprendiz junto a su tío César Rodríguez.  Una vez en Madrid, comenzó con siete empleados en 1934 y, en 1940, trasladó el establecimiento a la calle de Preciados esquina a Tetuán donde permanece en la actualidad.  El Corte Inglés, con los años abrió varias sucursales en Madrid y en distintas ciudades españolas. Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea. Ediciones La Librería. ___ edición. ___ €. http://www

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier calleje

Origen del nombre de Moncloa

El distrito de Moncloa debe su nombre a los condes de Monclova (con v) ‑título que ostentan actualmente los duques del Infantado-, dueños de gran parte de los terrenos donde hoy se asienta el distrito.  Los condes residían en el antiguo palacete de la Moncloa el cual pasó a distintos propietarios y fue destruido durante la Guerra Civil, por ser toda esta frente de batalla.  El actual palacio de la Moncloa, mucho menor en tamaño, se construyó imitando el estilo antiguo del primitivo.  Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, 2ª parte Isabel Gea. Ediciones La Librería. 5ª edición. 6,50€. http://www.edicioneslalibreria.es/