Ir al contenido principal

CAFÉS PARA TODOS LOS GUSTOS


Hasta los años cuarenta, los cafés proliferaron por todo Madrid. 

Nombres como Pombo, Lorencini, Levante, Prado, Fontana de Oro, Molinero, La Nueva Montaña, Gato Negro, París, Alhambra, Fornos, Comercial, Lyon, y un largo etcétera. 

Los primeros aparecieron en la primera mitad del siglo XIX sustituyendo a las antiguas botillerías. 

Se situaron en torno a la plaza de Santa Ana, por su proximidad al teatro Español, en aquel entonces el teatro más importante de Madrid. 

Estos cafés fueron el Príncipe, Venecia, Sólito y Moreno, todos ellos a muy poca distancia unos de otros, favoreciendo el poder pasar de uno a otro sin tener que andar demasiado. Larra, Zorrilla y Espronceda fueron sus primeros contertulios.

Con los años, los cafés fueron multiplicándose por todo Madrid. Los había para todos los gustos. 

Así, al café de San Sebastián, de la calle de Atocha, acudían a reunirse sobre todo médicos, Ramón y Cajal entre ellos. Al Universal, en Alcalá, iban progresistas y republicanos. El café Iberia, en la Carrera de San Jerónimo, era frecuentado también por progresistas además de amigos de Madoz, Fernández de los Ríos y Sagasta. Los extranjeros se reunían en el Café de la Alegría, en la calle de Atocha y los Guardias de Corps acudían al San Luis, situado en el pasaje del Comercio. 

El Café de la Nicolasa, situado en la plaza de Santa Ana, también conocido como el "café de los gorros", era el preferido de los patriotas más exaltados y el del Pombo, donde Gómez de la Serna tenía una tertulia semanal, era conocido también como el "café de los cagones" porque su especialidad eran los sorbetes de arroz, con los cuales, se evitaban o curaban las famosas diarreas de verano. 

Por último, los habitantes de los barrios bajos también tenían su lugar de reunión en el Café del Pilar, situado en la plaza de Puerta de Moros. 

Y esto no es más que una pequeña muestra del gran número de cafés que hubo por todo Madrid, de los cuales quedan el Comercial, el Central y el Gijón como testigos mudos de un pasado no tan remoto como pudiera parecer. El Lyon, incluido en esta lista ya no existe, desapareció en los años noventa del siglo XX.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier calleje

¿Por qué los madrileños llaman Lista a la calle de José Ortega y Gasset?

La calle de José Ortega y Gasset recibió este nombre en 1955, cuando se eliminó su primera denominación, calle de Lista, el cual se asignó en 1871 y estaba dedicada al sacerdote, escritor y matemático sevillano del siglo XVII, Alberto Rodríguez Lista y Aragón.  A pesar de los años transcurridos desde que recibió su nueva denominación, popularmente, los madrileños la siguen llamando Lista, quizá también por la permanencia del nombre en la estación de metro. Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea. Ediciones La Librería. ___ edición. ___ €. http://www.edicioneslalibreria.es/  

Origen del nombre de Moncloa

El distrito de Moncloa debe su nombre a los condes de Monclova (con v) ‑título que ostentan actualmente los duques del Infantado-, dueños de gran parte de los terrenos donde hoy se asienta el distrito.  Los condes residían en el antiguo palacete de la Moncloa el cual pasó a distintos propietarios y fue destruido durante la Guerra Civil, por ser toda esta frente de batalla.  El actual palacio de la Moncloa, mucho menor en tamaño, se construyó imitando el estilo antiguo del primitivo.  Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, 2ª parte Isabel Gea. Ediciones La Librería. 5ª edición. 6,50€. http://www.edicioneslalibreria.es/