Ir al contenido principal

ASILO DE SANTA CRISTINA II



















Comentarios

  1. Ansioso del siguiente capítulo.
    Anmogon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  2. Llegará. el tercer capítulo. De momento, la página que faltaba sobre el alijo requisado por Alberto Aguilera ya está en su sitio.

    ResponderEliminar
  3. Mayrit, este trabajo promete ser tal vez el más detallado estudio de la historia del Asilo Santa Cristina y de su entorno.
    Todavía hoy se encuentran municiones y granadas sin explotar en la zona. Cruzar por los campos abiertos para ir de Isaac Peral a la Ciudad Universitaria ha sido siempre muy peligroso.
    Es interesante saber que se pidió a los acogidos trabajar en talleres para costearse la manutención, evitando así una caridad paternalista no organizada y precaria. Descubro que Julián Marín trabajo en esta construcción, el mismo autor del Madrid Moderno entre otras obras.
    Es interesante estudiar la evolución de la asistencia social a través de los siglos. El valenciano Juan Luis Vives fue un gran precursor de ella desde el Renacimiento en el siglo XVI.
    Si se amplia, como lo prometes, este estudio, convendría para una tesis doctoral.
    Anne

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Anne por lo de la "tesis doctoral". Hasta ahora, nadie se ha dedicado a investigar el tema y sin embargo, es una zona que por haber sido línea de combate, ejerce una gran fascinación.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué Madrid se llama así?