Ir al contenido principal

FERIA DE LIBROS DE LA CUESTA DE MOYANO



«En la calle de Claudio Moyano se instaló en 1925 la feria permanente de libros antiguos y usados. Las casetas -de quince metros cuadrados- fueron diseñadas por el arquitecto Luis Bellido. Las primeras casetas carecían de luz eléctrica, motivo por el cual cerraban al anochecer, tampoco tenían calefacción y no podían ser subarrendadas, tal como fijó el reglamento municipal.

»En agosto de 1986 las primitivas casetas fueron derribadas y levantadas unas nuevas con mayores comodidades y luz incluida. Las nuevas casetas se construyeron imitando el aspecto externo de las antiguas, de tal forma que no se notó la diferencia entre las primitivas y las nuevas. Sin embargo, así como las antiguas casetas eran todas de madera, las nuevas son de madera en su fachada —imitando a las antiguas— y ladrillo en su parte trasera. Del derribo de las casetas se salvaron dos, una de las cuales se conserva en el Museo Municipal como recuerdo y la otra fue subastada».[1]

Hace unos días, a través de tuiter, me he enterado de la existencia de Territorio Moyano http://territoriomoyano.org una web de los libreros de la “cuesta bibliófila madrileña”. Se trata de una iniciativa interesante que busca revitalizar la Cuesta de Moyano. Para lectores y escritores, la Cuesta de Moyano es un lugar que no debiera desaparecer nunca. El sitio perfecto para pasear cómodamente cuesta abajo, mirando los libros de las casetas y sus mesas auxiliares, preguntando por un título determinado y comprando aquel que se buscaba desde hacía tiempo o  el que le ha llamado la atención en ese momento.

Hoy la Cuesta de Moyano se ha modernizado, está en internet y en la redes sociales, lo que facilita la compra de algún libro a través de correo electrónico y acercarse luego a la “cuesta” a recogerlo, y, de paso, charlar con el librero. Yo he comprado algunos libros por este sistema pero eso no quita para que vaya por allí de vez en cuando. Ir a la “Cuesta de Moyano” es volver a casa con un libro o dos, fijo.

Como lectora, antes que escritora, me da mucha pena ver cómo el libro de papel está agonizando lentamente y sin solución. La crisis se cebó en el sector editorial, cerraron muchas librerías en toda España y desaparecieron editoriales. La llegada del libro electrónico se presagió como el fin del libro impreso. Sin embargo, si el descenso de ventas del libro tradicional en la actualidad no se corresponde con un aumento libros electrónicos vendidos, es que algo falla.

Y eso que falla se llama nomofobia, es decir, la incapacidad de vivir sin el móvil. Según las últimas estadísticas, cada persona mira su móvil un promedio de 150 veces al día (yo debo ser de las pocas personas que aún sigue usando un Nokia que, por cierto, va a cumplir 11 años en octubre y solo lo enciendo cuando salgo de casa). La gente invierte su tiempo libre en hacerse autofotos compulsivamente (me niego a llamarlas selfies) y subirlas de inmediato a las redes sociales al tiempo que se envían guasaps frenéticamente a diestro y siniestro. Estamos en la cultura de los 140 caracteres, los guasaps y las autofotos. El tiempo que antes se invertía leyendo reposadamente un libro se destina ahora al móvil. Y la adicción que está creando el Pokémon Go es solo el comienzo de muchas más novedades, todas relacionadas con el móvil, que irán llegando.

Soy pesimista y lamento decirlo, al libro tradicional le quedan dos telediarios, como se suele decir coloquialmente. Ni siquiera me queda el consuelo de pensar que el ebook sea el futuro. Editoriales y librerías venden cada vez menos libros. Se trata de un hábito -el de la lectura- que ha sido arrollado salvajemente por el móvil y sus miles de aplicaciones. No se venden libros porque la gente no tiene


[1] Diccionario enciclopédico de Madrid. Isabel Gea.




Comentarios

  1. Pruebo una vez más:
    Muy interesante entrada, aunque muy triste. Es la verdad del cambio de hábitos de la sociedad en poco tiempo. La última frase parece cortada "porque la gente no tiene"
    Precioso dibujo de las casetas de la Cuesta de Moyano.
    Anne

    ResponderEliminar
  2. Por fin ha salido!

    ResponderEliminar
  3. Hola Iris, bienvenida al blog,

    Tienes razón, la frase esta cortada , era "la gente no tiene tiempo para leer" por culpa del móvil".

    Me alegro que te haya gustado el dibujo :)

    ResponderEliminar
  4. No sé cómo lo haces...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MISTERIOSA CAPILLA DE LA MONCLOA

Hace casi tres años que empecé, de manera casual, la investigación sobre Parisiana, un club-casino muy de moda desde que se inauguró en 1907, en terrenos de la Moncloa y que, en 1924 fue cedido al Instituto del Cáncer. Todo se remonta a raíz de leer varios tuits -en el verano de 2014- de unas personas del AECID (antiguo Instituto de Cultura Hispánica), a las que no conocía personalmente, y que comentaban el devenir de Parisiana. A los pocos días me reuní con ellas en la biblioteca de la propia sede, acompañada de un montón de fotografías y planos antiguos que había imprimido y repartí para poder hablar del tema. ¡Gracias, Estíbaliz y Charo -entre otras personas- por meterme el gusanillo por Parisiana!
Ellas, en sus artículos “La Parisiana”  https://biblioaecidmadrid.wordpress.com/2015/05/12/la-parisiana/  y“Buscando Parisiana encontramos a Mayrit” https://biblioaecidmadrid.wordpress.com/2015/08/17/buscando-parisiana-encontramos-a-mayrit/ fueron el inicio de la investigación y de mis desv…

LAS SIETE CALLES COMERCIALES MÁS TRANSITADAS DE MADRID

De las diez calles comerciales más transitadas de Madrid, siete están en Madrid y las otras tresen Barcelona. 

¿Cuál de las siete es la número 1 de Madrid? La solución está en el ABC de hoy

http://www.abc.es/local-madrid/20130423/abci-arenal-tramo-comercial-transitado-201304222054.html

Besos y abrazos y ¡feliz Día del Libro!

Las misteriosas estatuas del paseo del Prado

El artículo es un poco largo y sin apenas fotos, pero merece la pena