Ir al contenido principal

LOS ÁNGELES DE LA GUARDA DE LOS ANIMALES SIN HOGAR

Tengo una amiga que cuida de los gatos callejeros del barrio y del Campo del Moro. Es su ángel de la guarda. Todos los días al atardecer-anochecer, sin faltar ni uno, les pone agua y comida. Cuando se encuentra una gata, procura cogerla y llevarla a la clínica veterinaria para que la esterilicen, así la población gatuna no aumenta.Si se encuentra un gatito abandonado o una camada, enseguida les busca familias que quieran acogerlos.

Gracias a ella son gatos que están bien alimentados, cuidados y vacunados. Y lo mejor de todo es que en el barrio no hay ratas porque "sus" lustrosos gatos vigilan cada noche que no se cuele ningún roedor.

Mi amiga tiene en su casa tres gatos callejeros que adoptó y también un galgo. Este se lo encontró siendo cachorro, lo habían abandonado porque estaba cojo de una pata trasera. Le operaron y quedó como nuevo. Y desde entonces corre veloz como galgo que es. Como dice ella, tiene "familia numerosa.

Hay muchos ángeles de la guarda en Madrid que, sin que nos enteremos, porque pasan desapercibidos, cuidan de los animales sin hogar proporcionándoles alimento, comida y cariño.

El Ayuntamiento prohíbe que se dé de comer a los animales callejeros bajo pena de multa.¿Qué sería de ellos sin estas anónimas personas que les cuidan desinteresadamente? Muchos terminarían siendo sacrificados en las propias protectoras porque estas tienen overbooking con tanto animal abandonado.

Debemos concienciarnos que tener un animal no es un capricho pasajero, es una responsabilidad que dura toda su gatuna o perruna vida.

Mi amiga es uno de esos ángeles de la guarda silenciosos que cuidan y alimentan a los animales sin hogar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII