viernes, 8 de mayo de 2015

San Bernardino.



Entre las plazas del Conde de Toreno y Cristino Martos. 

Primero se llamó Puebla de Peralta, apellido del hombre que fundó aquí una puebla, poblando esta zona de la ciudad. 

Posteriormente se llamó San Joaquín, porque conducía al convento de San Joaquín, más conocido por los Afligidos y situado junto a la plaza de Cristino Martos. 

El nombre actual, que data del siglo XVIII, se debe a que este era el antiguo camino que conducía al convento de San Bernardino, situado en la calle Isaac Peral, en el lugar que ocupa la Residencia de Profesores.

 Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.
5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario