Ir al contenido principal

ASILO DE SANTA CRISTINA XXI




























































Comentarios

  1. CORRECCIÓN:

    El poeta palentino (página 5) se llamaba Marciano Zurita por lo que el pie de foto es erróneo al figurar como "Mariano".

    Mayrit

    ResponderEliminar
  2. Por fin he podido leer este capítulo tan importante que marca el final del Asilo de Santa Cristina tal como fue concebido por Alberto Aguilera y funcionó tantos años.
    Es bueno además encontrar estos articulos de prensa que son demasiado callados hoy sobre los tiempos revueltos de la II República y el año 1936 o recordar leyes como la del 2 de junio de 1933 que prohibió a las órdenes religiosas la enseñanza privada. Esto permite darse cuenta de que no se respetaba la libertad del ciudadano con el monopolio de educación laica del estado impulsada por Marcelino Domingo desde 1931. En cuanto al suicidio del director del Asilo, Florián Bravo Cenamor, Cesar Vidal, en su obra las Checas de Madrid, lo tiene citado con el nº 384 entre los asesinados del Frente Popular del 1936 a 1939, y le sigue otro Bravo Cenamor Ramón.
    Ánimo para continuar con la nueva orientación del Ásilo, Mayrit. Sigo leyendo.
    Anne

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias por el dato, Anne, es muy interesante!

    El segundo apellido del director del asilo es poco corriente porque lo que muy probable que sean hermanos.


    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

¿Por qué Madrid se llama así?