Ir al contenido principal

ASILO DE SANTA CRISTINA XIII




Por fin he terminado el capítulo 13 del Asilo de Santa Cristina. Podría parecer que por llevar el número “maldito” se me hubiera atascado y de ahí que hayan transcurrido tres meses y medio desde que publiqué el capítulo 12 pero no es así. En este capítulo desvelo, además, el motivo por el que el Club Parisiana fue cerrado.

Aparte de circunstancias ajenas que no vienen al caso, la verdad es que ha sido complicadísimo y agotador organizar cronológicamente el inmenso puzle de datos sobre un tema poco estudiado como es el juego en España y que, indirectamente, estuvo relacionado con la Asociación Matritense de Caridad, encargada de la dirección del Asilo de Santa Cristina tras la muerte de Alberto Aguilera. Que yo conozca, la financiación de la Asociación Matritense de Caridad con el dinero de los círculos y casinos no ha sido investigada.

Encajar todas las piezas del puzle -el número tan elevado de datos que fui atesorando durante meses- ha sido realmente muy difícil, sobre todo porque aunque la opinión pública reclamaba el cierre de todos los casinos y círculos de recreo, la prensa era reacia a hablar del tema salvo en aquellos casos que se cometía algún crimen relacionado con el juego, tal es el caso del muy mediático “crimen del Capitán Sánchez”, en 1913. Sucesos así hacían que periodistas y columnistas arremetían contra el gobierno de turno para que cerrara los casinos.

Tampoco existe ningún estudio completo sobre la Asociación Matritense de Caridad, algo que dejo para más adelante aunque, los datos, los tengo ya completados.

Que me perdonen todos aquellos que me preguntan “¿para cuándo el próximo capítulo?” y les respondo “estoy en ello”. No es lo mismo escribir artículos sueltos para colgarlos en un blog que escribir un libro, como estoy haciendo yo, para ir subiéndolos por capítulos.

A todos ellos, mil perdones.

Espero que os guste y... queda asilo para rato ;)

Besos y abrazos
Mayrit















































Comentarios

  1. Este capítulo contiene un información muy densa sobre la financiación, real o discutible, de la Asociación Matritense de Caridad y los tejemanejes y chantajes de los señores del juego a los ministros que hacían la vista gorda llenándose los bolsillos. Este gran trabajo justifica los meses de silencio del “libro”, cuyo texto vale para una tesis doctoral muy especializada. Como dices, no es lo mismo escribir un blog con temas diversos sin orden ni medida, que hacer uno sobre un tema especializado y poco conocido, con orden cronológico. Eres una periodista profesional y una escritora de muchas obras publicadas sobre Madrid. Gracias por poner esta información a nuestro alcance en la red, aunque reconozco que exige una lectura atenta y reflexiva, que implica un análisis minucioso del texto. Tu estudio no es de lectura superficial ni recreativa y se dirige a personas que buscan datos bien contrastados sobre el Asilo de Santa Cristina. Nada más que 83 notas para este capítulo, ¡y todavía no las he examinado!
    Anne

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus palabras, Anne.

    Ha sido un capítulo muy complicado de escribir, con párrafos que tenía que reescribir para no hacerlo demasiado largos y que fueran, al mismo tiempo, comprensibles.

    El capítulo de la tolerancia al juego iba destinado al que escribiré sobre el Club-Casino-Restaurante Parisiana. Pero al descubrir que la Asociación Matritense de Caridad se financió durante unos años a través del "canon" destinado a la beneficencia que cobraba el Ministerio de la Gobernación a los casinos y círculos, decidí insertarlo en este capítulo del Asilo de Santa Cristina.
    ¡Un abrazo!
    May

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII