martes, 4 de noviembre de 2014

Ponciano.




Entre la calle de San Bernardino y la travesía del Conde Duque.

 Originariamente se denominaba Ponciano y Olivares por ser el guarda de un coto real que hubo aquí. Durante ochenta años custodió su puerta y cada mes clavaba una cabeza de jabalí o de venado para echar la cuenta de los años transcurridos, llegando a reunir doscientas dieciséis cabezas O bien el hombre se equivocó de número de cabezas o las cifras no cuadran. 

Otra tradición dice que estos terrenos pertenecían al citado hombre, el cual llevaba el sobrenombre de "el grajo" por llevar siempre este pájaro sobre el hombro. Desde 1835 se denomina Ponciano a secas.

Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.

5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario