Ir al contenido principal

Pensemos: ¿qué hacemos con el Vicente Calderón?


En 2006, el exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón se sentó a cavilar:

-Pensemos, ¿qué hacemos con el Vicente Calderón que nos estorba en las obras de Madrid-Río?

-¡Lo trasladamos al estadio de La Peineta! -dijo uno.

-¡Se me ocurre una idea mucho mejor! -dijo el excalcalde.

¿Cuál?

-Unos Juegos Olímpicos, presentamos la candidatura de Madrid, reconvertimos La Peineta en estadio olímpico y, cuando acaben los juegos, el Atlético de Madrid deja el Vicente Calderón y se pasa a La Peineta en 2012.

Pasan los años, Madrid pierde la candidatura de 2012.

-Pensemos, ¿qué hacemos con La Peineta? -volvió a preguntar el exalcade.

-¡Nos presentamos otra vez a los JJOO! -le dijo uno de sus más cercanos.

-¡Buena idea! -contestó el exalcalde al que las obras faraónicas le gustaban más que un chupete a un niño.

Madrid vuelve a perder la segunda candidatura.

-Pensemos, ¿qué hacemos con La Peineta? -volvió a preguntar el exalcade.

-¡A la tercera va la vencida, Alberto! Seguro que a la tercera sí ganamos la candidatura a los JJOO.

Y, por tercera vez, Madrid vio pasar la candidatura de refilón, quedó en segundo lugar.

Llegamos a 2014...

-Pensemos, ¿qué hacemos con La Peineta? -preguntó la alcaldesa Ana Botella.

-¡Ni idea! -dice uno de los más cercanos de su equipo con gran cabreo- ¡Ya estamos hartos de La Peineta! FCC ha paralizado por enésima vez las obras. ¡Pregúntenle a FCC y déjenos ya en paz con la dichosa peineta!

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/11/05/madrid/1415221786_435912.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII