Ir al contenido principal

Pensemos: ¿qué hacemos con el antiguo Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi?


Los arganzueleros se quedaron “huérfanos” tras el derribo del Centro Social Ocupado La Traba y reclaman un espacio para actividades culturales, sociales y educativas de forma autogestionada, al estilo del Campo de la Cebada o Tabacalera, y han puesto sus miradas en el antiguo y abandonado Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi.

Treinta y dos años hace que se inauguró Mercamadrid (la noticia no lo pone pero nosotros sí) y se corresponden con los que lleva cerrado el Mercado de Frutas y Verduras tras su traslado al súpermegamercamadrid. Y el Ayuntamiento se sentó a cavilar:

-Pensemos, ¿qué hacemos con el Mercado de Frutas y Verduras? -dijo el excalcalde Ruiz-Gallardón allá por el año 2006.
--¿Y si construimos una torre de uso terciario a modo de edificio singular en una esquina del mercado? -propuso uno.

- ¿Y destinamos el resto de la manzana a la Gerencia de Urbanismo? -dijo otro.

Al cabo de tres años...

-Pensemos, ¿qué hacemos con el Mercado de Frutas y Verduras? -dijo el exalcalde Ruiz-Gallardón.
-Lo reconvertimos en un intercambiador de autobuses -añadió otro.

Ocho años después de la primera vez que se sentaron a cavilar:

-Pensemos... ¿qué hacemos con el Mercado de Frutas y Verduras?

-¡De momento se queda como está! ¡El Ayuntamiento no tiene dinero para invertir y a la alcaldesa le quedan cuatro meses de mandato! ¡Qué piensen otros, c*** que ya estamos hartos de proponer ideas y que terminen en un cajón!

http://www.20minutos.es/noticia/2287885/0/ayuntamiento-madrid/busca-uso/mercado-legazpi/

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII