Ir al contenido principal

El floreciente mercado de San Fernando





Y terminamos ya este repaso por la prensa local madrileña con una sugerencia para este puente de la Almudena: una visita al mercado de San Fernando.

En pleno barrio de Lavapiés se levanta este mercado, ocupando, desde 1944, el solar del antiguo Colegio de las Escuelas Pías de San Fernando. En 2011 estuvo a punto de cerrar y hoy, tres años después, hay lista de espera para abrir nuevos negocios.

¿Cómo ha sido posible este cambio?

Desde hace dos años y medio que comenzó el proceso de liberalización de los locales en desuso, estos fueron ocupados por gente joven con ideas renovadoras al mismo tiempo que se realizaban conciertos de swing o salsa para atraer al público. Se pueden adquirir desde libros al peso en La Casquería y frutas ecológicas en Amores Berros, hasta comida preparada para llevar a casa además de la posibilidad de degustar todo tipo de tapas colgando el cartel ‑simbólico- de “lleno total” sobre todo los domingos.

Los bares del mercado de San Fernando son de lo más variopinto: el griego Exargia, que sirve cervezas y platos típicos de Grecia; en el japonés Washoka, Usamu prepara comida japonesa para llevar, donde no falta por supuesto el sushi con el valor añadido de poder hojear libros de literatura japonesa y que se pueden comparar si uno está interesado.

Merece la pena adentrarse en este mundo tan variado de sabores y olores en pleno barrio de Lavapiés. (¡Aviso: no nos pagan por hacer publicidad!).


¡Buen sábado, sabadete...!

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII