sábado, 1 de noviembre de 2014

El dióxido de nitrógeno (de los vehículos diésel) por las nubes





Ayer se superaron los niveles de dióxido de nitrógeno permitidos en dos estaciones de medición: las Escuelas Aguirre y Ramón y Cajal, según informó el Servicio de Protección de la Atmósfera del Ayuntamiento. Y el consistorio, una vez más, recomendó el uso del transporte público como medida para bajar la contaminación pues aún no ha aprobado el plan de choque que anunció en el mes de julio.

Nuestra querida y nunca bien ponderada alcaldesa anunció a bombo y platillo en julio el «Protocolo de actuación para episodios de contaminación por dióxido de nitrógeno en función de la zonificación del municipio» (se puede consultar el pdf de 26 páginas en http://www.mambiente.munimadrid.es/opencms/export/sites/default/calaire/Anexos/Resumen_del_PROCEDIMIENTO_DE_INFORMACION_Y_ALERTA_A_LA_POBLACION-AGMASyM.pdf) pero... ni ha entrado en vigor ni se sabe cuándo lo hará, fuentes del ayuntamiento señalan «que su tramitación administrativa se alargará todavía durante un tiempo indefinido».

Mientras los madrileños respiramos un aire contaminado la Comisión Europea nos amenaza con una multa millonaria por la contaminación que supera los límites legales desde ¡2010! Y aquí seguimos como si no pasara nada.

Se da la circunstancia de que Ana Botella antes que alcaldesa fue concejal de Medio Ambiente y siempre se ha negado a aplicar las medidas contra la contaminación «alegando que causaría molestias a los ciudadanos y daño a la actividad económica y apenas incidiría en una mejora en la calidad del aire.».

Aunque los niveles de dióxido de nitrógeno han descendido un 25% desde 2011, no es suficiente para la Unión Europea, de ahí que la alcaldesa decidiera poner remedio a tan alta contaminación, ¿cómo? con los parquímetros inteligentes, que penalizan a los vehículos más contaminantes y sube la tarifa a los vehículos diésel.

¡¡Bravo por la alcaldesa!! Un aplauso por su iniciativa para paliar la contaminación. No es una medida recaudatoria, dijo cuando anunció la sustitución de los viejos y caducos parquímetros.

La alcaldesa nos toma por tontos a los madrileños e intenta hacernos creer que solo busca reducir los índices de contaminación mediante los parquímetros inteligentes.

El caso es que el buen tiempo, asentado desde hace muchos días en este largo “veroño”, ha convertido el aire de Madrid  completamente irrespirable y, a la vista de las medidas adoptadas por el Ayuntamiento, es decir, ninguna, habrá que salir a la calle con mascarilla. Y no es ninguna tontería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario