Ir al contenido principal

Condenan al Ayuntamiento por multar a una comunidad de vecinos que alimentaba a los gatos callejeros





Muchos vecinos (y vecinas) de Madrid se encargan de alimentar a los gatos callejeros, que bastante tienen con no poder vivir cómodamente en casa con una familia que los quiera y mime. Además, en colaboración con las protectoras, aplican el método CES (capturar-esterilizar-soltar) para mantener reducida y controlada la población gatuna. Esto incluye la desparasitación y las vacunas correspondientes. Con lo que todos ganamos, las hembras esterilizadas no inundan las calles de nuevos retoños, y la colonia gatuna está sana y, lo que es mejor, donde hay gatos, no hay ratas.

Y lo sé por experiencia propia. Tengo una amiga que en colaboración con otras y las protectoras, da de comer a los gatos callejeros de mi barrio (no tenemos ratas) e, incluso, a la enorme colonia gatuna del Campo del Moro. Con el CES ha conseguido tener controlada la colonia gatuna de este histórico parque.

Hay ayuntamientos como el del Alcorcón o el de Barcelona que gestionan y fomentan el control de los gatos callejeros. Sin embargo, nuestro ayuntamiento hace todo lo contrario: sanciona a las personas que dan de comer a los felinos.

Por una vez se ha hecho justicia y el Ayuntamiento ha sido condenado a pagar las costas del proceso y devolver los 900 euros de la multa impuesta a una comunidad de vecinos por alimentar y esterilizar una colonia de gatos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII