Ir al contenido principal

Montera.




Entre la Puerta del Sol y la Gran Vía. 

Quizá sea la calle con más leyendas que explican el origen de su nombre. 

Una de ellas cuenta que se debe a una mujer muy bella y recatada, esposa de un montero de Felipe II, que levantaba pasiones en todos los hombres que intentaron cortejarla. 

Otra se refiere a que antes de que los límites de la ciudad llegasen a esta zona se decía que las tierras que se veían desde aquí hacia el fondo –los montes de Fuencarral y Hortaleza- parecían los picos de una montera, de ahí que al abrirse posteriormente la calle tomara este nombre. 

Una tercera cuenta que cuando pasó por Madrid el rey Sancho IV el Bravo a caballo, se le cayó la montera en la que en un futuro sería la plaza de la Puerta del Sol, frente a la desembocadura de esta calle y que de ahí toma su nombre. Como nadie se dio cuenta, el rey se enfadó mucho. Y parece ser que en dos hitos de aquí aparecieron dos frases que recordaban este hecho. En uno se podía leer «Al pasar el rey esta vereda, perdió la montera» y en el otro decía«Como Don Sancho era bravo, caminó con grande enfado». 

También se dice que por aquí salían los monteros a cazar. 

Sin embargo, está documentado que a mediados del siglo XVI aquí se hallaba la casa de Juan Carlos y Francisco Lamontera, de ahí el verdadero origen de la denominación de la calle.

Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.

5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII