Ir al contenido principal

«Real Fábrica de Tapices. Tres siglos tejiendo la historia de España»





El título no es mío, lo confieso, pero me ha gustado tanto que he respetado el del ABC. Y, además, he ampliado, muy brevemente, información que no incluye el artículo. Desde que Felipe V hizo venir al primer Van Der Goten [castellanizadoVandergoten] a hacerse cargo de la Real Fábrica de Tapices creada por su real voluntad en 1720, nueve generaciones de la misma familia se han hecho cargo de ella.

Felipe V nombró director de la recién creada fábrica al flamenco Jacobo Vandergoten que llegó con su familia incluidos los seis hijos que tenía. Le sucedió su hijo Cornelio y a este, su sobrino LivinoStuyck y Vandegoten. En 1996 la Real Fábrica se transformó en una fundación y siguió en manos de los Stuyck hasta que, en 2002, el patronato de la fundación cesó a LivinoStuyck, su último descendiente.

La Real Fábrica de Tapices, en la calle de Fuenterrabía número 2,  fue declarado Bien de Interés Cultural en 2006 cuyo edificio es el soporte físico de la actividad que encierran sus paredes. Uno de los principales fines de ella es la formación de nuevos alumnos para un oficio que casi estaba ya al borde de la extinción.

Comentarios

  1. Yo la visité de pequeño, en una excursión con el cole.

    ResponderEliminar
  2. Yo no, en mí es imperdonable.

    Lo que pasa es que siempre digo que me gusta más el continente que el contenido. Y casi nunca entro en los edificios, por muy históricos que sean.

    Gracias por responderme aquí :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII