Ir al contenido principal

Puri, la madrileña más anciana de Madrid





Tras un par de días “missing” que espero sepáis disculpar, heme aquí de nuevo con el resumen de prensa habitual y comenzamos con una entrañable que dedica el ABC a Puri que, con sus 108 años, es la madrileña más anciana de Madrid y, además, presume de ser la persona que menos pastillas toma del centro donde vive, en Rivas Vaciamadrid.

Nació en 1906 en Barajas, que entonces era un municipio de Madrid. En 1913, un año antes de que estallara la I Guerra Mundial, comenzó a trabajar con siete años. Aunque apenas oye y ya no ve se se acuerda de todo perfectamente como por ejemplo de cómo durante la Guerra Civil recogía los guisantes y las habas que había sembrado en lo que ahora es el Campo de las Naciones. Su marido, Simón, ya fallecido, pasó la contienda siendo conductor en el frente. Tres de los cuatro hijos que tuvo, siguen viviendo hoy y cuentan con la respetable edad de 81, 76 y 69 años.

Puri ha leído el periódico hasta los cien años, ahora ya no puede, y dice muy seria «ya no voto», su ídolo fue José María Aznar y sabe que ahora gobierna Rajoy «que lo puso él» [Aznar]. Y se despide de la periodista porque es hora de comer «es la hora del puré. No tengo hambre pero hay que comer».

Ayer, Día de la Mujer, el diario ABC quiso homenajearla dándola conocer a todos los madrileños.


Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII