Ir al contenido principal

El edificio Clesa, susceptible de ser derribado





El edificio de la antigua fábrica de leche Clesa, situado en la avenida del Cardenal Herrera Oria fue construido por el arquitecto Alejandro de la Sota en 1961. Fue todo un hito en su época.

Según cuenta Teresa Couceiro, encargada de gestionar el legado de Alejandro de la Sota, en 2010 la central lechera estaba en trámites de ser declarado edificio protegido, «precatalogado a falta de firma». Sin embargo, el pasado 18 de febrero apareció en el recinto vallado una caseta de la empresa de demolición Detecsa que disparó las voces de alarma.

La directora de la fundación dio la voz de alarma y cuenta con el apoyo del Colegio de Arquitectos de Madrid, de varias escuelas de Arquitectura de España y de asociaciones como Madrid, Patrimonio y Ciudadanía o Sosteniblidad y Arquitectura (ASA). Su demolición sería un error como lo fue el edificio Pagoda, de Miguel Fisac. Es una obra maestra de la arquitectura industrial de los años cincuenta del siglo XX.Ante la voz de alarma, Metrovacesa, actual propietaria de la fábrica, ha retirado la caseta.

Para evitar su demolición debería ser calificado Bien de Interés Cultural.¿Qué futuro le espera a este edificio industrial que es un arquetipo de la arquitectura moderna industrial.


Que tengáis un buen jueves, víspera del comienzo del finde :)

Comentarios

  1. Hola,

    He creado, en colaboración con la fundación Alejandro de la Sota, una petición de firmas contra el derribo de la central de CLESA.

    Os agradeceria que me ayudarais a difundirlo, si es posible añadiendo el enlace a vuestra página

    este es el enlace

    http://www.change.org/es/peticiones/ayuntamiento-y-comunidad-de-madrid-eviten-el-derribo-del-edificio-de-clesa

    Gracias y un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII