Ir al contenido principal

¿Bocata de calamares? ¡en la Plaza Mayor, por supuesto!





Hoy terminamos con un propuesta de 20 minutos Madrid, un paseo gastronómico por el perímetro de la Plaza Mayor empezando, naturalmente, por el bocata de calamares esta emblemática plaza pero ¡ojo con los precios! ¿eh? que ni siquiera una cerveza es barata y es que la Plaza Mayor está orientada al turismo. Más de una vez he tenido que aclarar a los camareros “asaltantes” que soy gata, castiza y chulapona, no una guiri.

Muy cerquita está el Mercado de San Miguel y por si el bocata nos ha sabido a poco, aquí podemos pedir una ración de ostras ¿por qué no? o si no raciones de tapas variadass con el valor añadido de poder llevarnos platos preparados a casa. Pues este mercado ha pasado de ser el clásico de barrio con amas de casa transportando la compra en carritos a ser un mercado-gourmet- delicatesen, uno de los lugares preferidos por los turistas.

¿Y qué mejor que un cochinillo asado en Botín? No en vano este restaurante está incluido en el libro de los records Guinness por ser el más antiguo del mundo.

Y, por último, ¿qué tal un chocolate con churros en la Chocolatería San Ginés? Acompañado de un vaso de agua, por supuesto, para mitigar la sed que provoca la combinación chocolatera-churrera.

Y todo esto, el pocos metros alrededor de la Plaza Mayor.


¡Que tengáis un buen sábado primaveral!

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII