Ir al contenido principal

El veto al Ejército en la cabalgata de San Blas





La Junta de San Blas pidió a la Agrupación de Transporte del Ejército del Cuartel de San Cristóbal que participara en la cabalgata de los Reyes Magos de este distrito. Y los militares, que dijeron que sí emocionados e ilusionados por tan grande responsabilidad, ya tenían listos un vehículo ligero y un camión lleno de regalos para repartir a los niños.

Pero hete aquí que la Plataforma Vecinal San Blas-Simancas ha dicho que ni mucho menos, que «el Ejército no está para participar en cabalgatas; eso recuerda a otros tiempos en los que los militares y la Iglesia estaban en todas partes. Dijimos a la Junta de distrito que si ellos participaban, nosotros nos retirábamos». «Otras asociaciones, como La Rosa de Canillejas, dudaban si participar o no si lo hacía el Ejército, pero finalmente fue el Ayuntamiento el que decidió recular en su idea, según ambas asociaciones, para evitar el conflicto».

Vistas las cosas, la Junta canceló la participación del Ejército alegando problemas de espacio disponible para la cabalgata. El Ayuntamiento sin embargo dice que fue el propio Ejército quien solicitó poder participar en la cabalgata y que se le dijo que no.

El gozo en un pozo, debió de pensar el Ejército. Los militares que iban a participar ilusionados repartiendo juguetes tendrán que irse con viento fresco. Y nunca mejor dicho porque el vendaval que tenemos es de aúpa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII