Ir al contenido principal

Cascorro, Plaza de.



Entre las calles de Estudios, Duque de Alba, Juanelo, Embajadores, Ribera de Curtidores, Ruda, Maldonadas y San Millán. 

Aunque en la Edad Media recibía el nombre de plazuela del Matadero, porque éste estaba en la actual plaza del General Vara de Rey, de siempre ha sido conocida como plaza del Rastro. Según parece debía su nombre al rastro que dejaban los animales sacrificados en el citado matadero. 

En 1913 la plaza recibió el nombre de Nicolás Salmerón en recuerdo del presidente de la I República y, desde 1941, se llama plaza de Cascorro. Está dedicada a Eloy Gonzalo, el huérfano que se crió en la Inclusa y héroe de Cascorro (Cuba), durante la independencia de la isla. El soldado, en  un acto heroico, prendió fuego a las casas de este pueblo para impedir que el enemigo se refugiase en ellas. Se ató una cuerda a la cintura para poder ser tirado de ella en caso de caer herido, como efectivamente ocurrió. Consiguió ser rescatado y salir con vida gracias a la cuerda, pero murió a los pocos meses a consecuencia de las heridas. 

En su recuerdo, la plaza está presidida por la estatua del valeroso soldado.


Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.
5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 



Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII