domingo, 31 de marzo de 2013

GENTRIFICACIÓN: PROCESO POR EL QUE LOS BARRIOS DEGRADADOS DE LOS CENTROS DE LAS CIUDADES SE “REVITALIZAN”

Pues vaya con el “palabro”, viene del inglés –gentry- y se refiere al aburguesamiento de barrios antes muy degradados como Malasaña, Chueca y Triball (Triángulo de Ballesta) que se han transformado en barrios de gente guapa, artistas, con pisos rehabilitados y tiendas y comercios para gente acomodada.

La verdad es que no sabía nada de la acepción gentrificación en Madrid y por eso me ha llamado la atención esta noticia de El País:

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/03/30/madrid/1364665402_303415.html

“De Madrid al cielo”





Y para apariciones las que se congregan en la Casa de Campo, en el llamado Cerro de Garabitas. 

Cuenta Antonio José Alés en el diario El Mundo que las almas de los que han vivido y muerto en Madrid se concentran en este lugar tras el fallecimiento y durante la madrugada emigran al más allá. 

Muy pocos son los que han podido ver este fenómeno consistente en una especie de nube de color violácea y que se eleva lentamente hacia el infinito. 

Momentos antes se pueden ver unas pequeñas lucecillas, correspondientes cada una de ellas a un alma, que vagan entre las ramas de los árboles, como intentando aferrarse a este Madrid, como no queriendo marcharse. 

Por eso hay quien dice que la frase "de Madrid al cielo" tiene su origen en esta leyenda.


Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
 

El palacio de Linares





En Cibeles hay tres palacios: el de Buenavista, hoy Cuartel General del Ejército; el de Correos y Comunicaciones –pendiente de convertirse en la nueva sede del Ayuntamiento- y el de Linares. 

El palacio de Linares -hoy Casa de América-, que tanto dio que hablar a mediados de 1990 por sus supuestas apariciones, fantasmas y demás fenómenos paranormales, guarda entre sus paredes una extraña leyenda, en parte cierta y en parte inventada. 

Según se cuenta, el marqués de Linares se casó con una mujer que más tarde descubrió que se trataba de su hermanastra con la cual, parece ser que tuvo una hija. Nada más enterarse, el marqués se marchó dejando el palacio a una ahijada suya, casada con el conde de Padierna Villapadierna. 

Leyendas aparte, en este hermoso palacio, construido en la década de los setenta del siglo XIX, en los terrenos anteriormente ocupados por el Pósito de la Villa o almacén de grano y más anteriormente por el convento de los agustinos recoletos, se rodaron algunas escenas de Patrimonio Nacional, película dirigida por Berlanga. 

Lo que pocos saben de este palacio es que los techos fueron pintados por Valeriano Bécquer ‑reconocido pintor- y su hermano, el famoso poeta Gustavo Adolfo, muy hábil también en dibujo y pintura.


Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
 



sábado, 30 de marzo de 2013

ESTA MADRUGADA CAMBIA LA HORA



Buenos y nublados días y a punto de llover, pa’variar desde mi Madrid del alma :)



Tradicionalmente la prensa solo descansa dos días al año: el Viernes Santo y Año Nuevo. Por eso, esos dos días no se venden periódicos de papel y los kioscos cierran. Pero en internet no funciona así y hoy Sábado Santo, sí hay prensa digital, aunque no haya ninguna noticia relevante sobre Madrid ya que se repiten las noticias de ayer.



Pero sí recordaros que esta noche vuelve a cambiar la hora, tradición que se remonta a 1974 tras la primera crisis del petróleo cuando la OPEP impuso un embargo del crudo con consecuencias muy graves.




Recuerdo que una tía de Jesús que vive en su pueblo, Bretó, y que tiene un montón de vacas cuya leche vende a una cooperativa, nos explicó un día que las vacas no entienden de cambios de horarios y que hay que ordeñarlas siempre a la misma hora, por lo que el cambio de hora dos veces al año fastidia mucho a los productores de leche ya que se tienen que levantar una hora antes o una hora después, según sea horario de verano o de invierno.



Ayer en las noticias de un telediario dijeron que España ahorrará unos 300 millones de euros con el cambio de hora, 6 euros por español. Pues oiga, le pago esos 6 euros y me deja en paz con el dichoso e incómodo adelanto o atraso de las manecillas del reloj, que no me compensa tanto esfuerzo por 6 euros al año,  y así no tengo que andar cambiando la hora del reloj de la cocina, el del salón, el del deuvedé, el del móvil, el del coche, el del pecé... ¡qué lata, por Dios!



Así que esta noche, las 2 serán las 3, o sea, me quitan una hora de lectura en la cama grrrrrr.



Que tengáis un buen Sábado Santo :)