Ir al contenido principal

Y con todos ustedes.... ¡tachán.............. ¡la Gran Vía!

La que fue y la que es hoy. De los cines a los teatros, de las tiendas selectas a las franquicias de ropa de marca y de comida rápida.

Y es que a nadie se le escapa que el glamour que tuvo la Gran Vía en tiempos pretéritos desapareció con el cierre de los cines y, posteriormente, de las tiendas de marca. Ahora el Ayuntamiento pretender hacerle un lifting colocando pantallas gigantes electrónicas en los edificios de Callao: El Corte Inglés, Fnac y hasta el Capitol se han apuntado a estos escaparates para sumarse a los que ya hay en los de los cines Callao y Palacio de la Prensa.

 Para el Ayuntamiento «la plaza es ahora epicentro de este nuevo plan municipal, que busca “intensificar la instalación de soportes luminosos” para “resaltar las actividades que se desarrollan en las salas” y convertirlas así “en espacios urbanos atractivos para la celebración de eventos relacionados con la cultura y el espectáculo”».

Por eso, Callao es una plaza inhóspita, dura, fría con tres tristes árboles solitarios que paenas pueden dar sombra y unos bancos individuales que no invitan a sentarse si se va en grupo o en pareja. Pero, el solar es de lo más lucrativo para el Consistorio que lo alquila para todo tipo de eventos. Lo que menos importa es que la plaza sea un lugar agradable para pasear y sentarse a la sombra.

El Cine Callao y el edificio Capitol serán protagonistas de un proyecto que pretende recuperar el “faro” del edificio Carrión y la remodelación de sus salas de cine, y el Callao, que recuperará la terraza como espacio de promoción cultural y no se descarta que se utilice como antaño, como cine de verano. Además, el edificio contará con se abrirá una librería temática -punto de referencia del sector cinematográfico-, un bar -La Calesera- que incluirá un club privado.


Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII