Ir al contenido principal

Acuerdo.



Entre las calles del Noviciado y Alberto Aguilera. 

Según se cuenta hay dos orígenes para el nombre de esta calle. 

La primera dice que una joven de un pueblo de Santander, llevada por su devoción, cogió el Niño Jesús que tenía en brazos una imagen de la Virgen para darle santo culto. En el camino se encontró con un peregrino que le pidió una limosna y ella le contó sus deseos de ser monja. El peregrino le indicó que en Madrid se estaba fundando un convento -el de las Comendadoras de Santiago- por lo que la joven se encaminó a Madrid. Llegó, cansada y desorientada, hasta la puerta de la antigua imprenta de Quiñones, en la vecina calle de igual nombre esquina a Acuerdo. Cuando la joven contó que andaba buscando un convento cercano que se acaba de fundar, la mandaron al de las Comendadoras, en cuya portería vio un retrato del apóstol Santiago a quien ella reconoció en la figura del peregrino: «sí, yo me acuerdo, este es el peregrino que yo he visto». De estas palabras quedó el nombre de la calle. La joven profesó en el citado convento y la imagen del niño, de gran devoción hasta hoy, pasó a ser conocida como el Niño Montañés. 

Otra leyenda dice que para la fundación del convento de las Comendadoras de Santiago existió la discrepancia de si traer las primeras religiosas del monasterio de Santa Fe, de Toledo o del convento de Santa Cruz, de Valladolid. Finalmente, se decidió traer a estas últimas firmándose el acuerdo en la imprenta de Quiñones.


Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.
5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII