Ir al contenido principal

Los hosteleros de la Plaza Mayor dejarán de abordar a los clientes





¡Pues menos mal!

Porque es un agobio pasear bajo los soportales y que te esté abordando un camarero sí y otro también para que consumas algo en la terraza o en el interior. Y, si encima te confunden con una guiri, como me pasa a mí a veces cuando me ven con la cámara de fotos y el pelo rubio, ya ni os cuento. Un agobio tanto acoso.

Los hosteleros han firmado un Decálogo de Buenas Prácticas para la protección de los derechos de los consumidores. Entre otras obligaciones está el detallar el tamaño de los platos y la medida de las bebidas. Cosa que me parece muy bien porque te cobran una minúscula ración de nada a precio de un gran plato y eso es un abuso y un engaño. Y, además, deben garantizar que se usan productos de primera calidad, que no es lo mismo un bocata de calamares auténticos que un bocata de sepia, pota o voladores, y ya no digamos sucedáneos como el surimi de calamar o, peor aún, los aros de calamar ¡vegetales!

Otras cosas que figuran en el decálogo son «dispensar un ticket preferiblemente en formato informático a la hora de presentar la cuenta, así como que en la carta figuren todos losprecios desglosados y con el IVA incluido e intentar que el cliente que llega a un local tenga esa información previamente.En lo que respecta al personal, establece que éste tenga una presencia correcta y un trato amable con el cliente y que esté en condiciones de ofrecer información sobre el entorno, así como la prohibición de abordar al potencial cliente para que entre a su local y evitar de esta manera incidir de cualquier forma en su libertad de elección».

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII