Ir al contenido principal

La señora alcaldesa se defiende de las críticas en su blog





Doña Ana Botella ha contestado en su blog a las numerosas críticas sobre el estado de la ciudad y para muestra, una de sus perlas argumentativas: «Yo veo mi ciudad como ya es: pletórica de vida en sus calles y parques; llena de arte, de libertad, de modernidad y de gente con ganas de emprender».

Señora alcaldesa, hay un refrán castellano que le viene como anillo al dedo: «No hay más ciego que el que no quiere ver».

Ya sabemos que desde su flamante despacho esquinero, con vistas a la plaza de Cibeles, paseo de Recoletos y calle Alcalá, todo lo ve muy bonito, muy limpio, sin descuideros ni indigentes, sin contenedores de basuras y papeleras rebosantes y malolientes, sin rumanas ni falsos lisiados mendigando entre los coches, ni rumanos limpiando -a la fuerza- los parabrisas de dichos vehículos, ni los vendedores de klinex ni malabaristas semaforeros, ni tullidos en las esquinas pidiendo una limosna, ni músicos callejeros molestos tipo mariachis cantando aquello de «estas son las mañanitas», o los trompetistas y acordeonistas bajo su ventana, ni los nigerianos a las puertas de los supermercados, o los gorrillas indicándole un hueco libre de aparcamiento, ni los hombres-anuncio de «compro oro», ni... ¡¡pufsss la lista sería interminable!!, pero ya le digo «no hay más ciego que el que no quiere ver».

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII