Ir al contenido principal

Abada.



Entre la plaza del Carmen y la calle de Jacometrezo. 

Se dice que el nombre procede de un elefante y de una abada o rinoceronte hembra, que el gobernador de Java regaló a Felipe II en 1581 y que al parecer se quedaron en esta zona, en las llamadas eras del convento de San Martín. Sin embargo parece poco probable que los animales permanecieran en este descampado existiendo varios parques en Madrid que les podrían haber dado cobijo. 

Otra versión dice que en el siglo XVI unos saltimbanquis portugueses trajeron de Brasil una abada –rinoceronte en portugués- que enseñaban por dos maravedís en una barraca instalada en este lugar. Allí acudían niños y grandes a ver el animal, acosándole la mayoría de las veces con gritos y silbidos. Cierto día, un muchacho del cercano Horno de la Mata le dio de comer un panecillo recién hecho puesto en la punta de un palo, lo malo fue que el animal se abrasó y enfadado despedazó al pobre infeliz. El prior de San Martín expulsó a los saltimbanquis y mientras andaban recogiendo sus cosas el animal se escapó matando a veinte personas. Afortunadamente fue capturado de nuevo en Vicálvaro. En el lugar donde murió el chiquillo se levantó una cruz de palo y a partir de entonces la abada dio nombre al paraje que posteriormente sería la calle.


Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.
5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII